Mis amigos


Autorretrato en tres colores
mB
Alejandro Forero
The open list
El tatuaje falso
Hesitant Aranta
Nimie...dad
Aquí y ahora
Doblepensar
Twisted Reality
Bluelephant´s ballad
Leda and the swan
Sub-realidades
El resto es selva
Algunas cosas de muchas otras
BE ORAL
Kaleth´s sound of love



 



 
En archivo

<< current

Das Michín Review
 
martes, julio 26, 2005  

Se convirtió en la noche


El destino te hizo tallo
como tallo creces y luego chau
el destino te hizo lágrima
como lágrima debes rodar

El concierto de la tarde
se refleja en edificios mudos
contra el cielo que se esconde
en el ocaso, como un animal

Cruza las hebras del aire
y corta la luna en diamante
es un ave oscura y enorme
se convirtió, en la noche...


Luis Alberto Spinetta
Se convirtió en la noche

Permalink 11:03 a. m.



 
Estoy desubicado, un poco. Quse sentarme e hilar algunas frases con sentido para expresar algunas de las cosas que siento y pienso, pero no resultó mucho, o no por ahora. No sé ya muy bien lo que quiero decir. En realidad, nunca lo he sabido, pero esperaba que, como en otras ocasiones, al sentarme fluyeran algunas cosas locas que aclararan un poco todo y que, en algún momento, se conviertieran en lo que quiero decir. Las palabras no fluyen mucho por ahora y no soy capaz de escribir tanto como quisiera, apenas puedo ver algunas figuras como se verían por encima y debajo de las gafas, como ese pedazo de mundo que no está mediado por un vidrio o un marco negro.

Es un poquito de euforia triste, como la última canción del concierto que está por terminar. Ludmila. La sensación creciente de estar llegando hasta lo más alto con los brazos y las piernas temblorosas, de miedo y de cansancio. El último acorde, el último gracias...

Permalink 10:55 a. m.



lunes, julio 18, 2005
 
Juro por lo que se me presente que lo vi y lo escuch� correr hacia arriba, al �ltimo piso. Vi una gabardina larga, azul, moverse r�pidamente, y escuch� el sonido de la tela contra la tela, y un par de pasos d�biles sobre la alfombra de las escaleras. Parec�an tenis sus sonidos, o zapatos de goma. Sonaban blancos o claros. En lo primero que pens� fue el computador y me asust�. Imagino que muchas cosas de mi vida est�n atadas a este aparato, aunque ninguna de ellas, tras una inspecci�n detallada, parece irremplazable. M�sica que puedo volver a bajar, enlaces que puedo volver a encontrar, cuentos y cartas que podr�a volver a escribir si quisiera, para luego volver a botar, fotos que quisiera, de todas formas, recolectar de nuevo, poco a poco... En fin, si mi vida estuviera tan atada a esto estar�a a un par de semanas de reconstruirla totalmente, y eso me parece, por decir lo menos, muy triste. A veces quisiera que el computador desapareciera para comprobarme que no soy s�lo esto...

Sub� corriendo, mi miedo se transform� con cada escal�n que avanzaba. Tal vez revis� parte de la lista mentalmente mientras sub�a a toda velocidad, y me despreocup�. La intriga, sin embargo, segu�a ah�. Acepto que en alg�n momento pens� en detenerme y olvidarlo todo, pero hubiera querido ver al asesino que corr�a por mi casa (S�lo los asesinos, o los asesinos de asesinos, usan gabardinas). Intriga. Arriba no hab�a nadie. Es imposible haya salido por alguna ventana, pues no hay, o por la puerta de la terraza, que est� clausurada por un reciente accidente. El singular letrerito que se interpone entre el saliente y el mundo segu�a intacto. "No abrir" (�Qu� significa esto?: �No se le ocurrra abrir esta puerta! o Tenga usted la amabilidad de no abrir la puerta o Abra bajo su propio riesgo o Abra y ver� lo que sucede o Es absolutamente imposible abrir esta puerta o Es deseable no abrir esta puerta o Le sugiero no abrir esta puerta, pero no le informo de las razones para ello (misterio) o No hay ninguna circunstancia en la cual sea aconsejable abrir esta puerta (cualquier beneficio que pueda traerle ser� inferior al perjucio que conllevar�a) o Simplemente no nos gustan las puertas abiertas o No abra esta puerta sin un permiso especial o �Est� seguro de que realmente quiere salir (det�ngase y piense) o No abra esta puerta, mejor t�rela o...) Defintivamente no hab�a salido, ya sea por imposibilidad o por ambig�edad, pero no estaba tampoco all�. Entr� (lo juro) pero no sali� (lo juro).

El miedo regres� intacto. Me volv� varias veces para mirar si alguien me acechaba, busqu� bajo el sof� y debajo de la mesa, entre los estantes y detras de ellos. No hab�a ni rastro del visitante, de su gabardina o sus zapatos. Asustado, genuinamente asustado, me sent� a escribir esto. Sobre la pantalla, casi como si fuera el reflejo de una de las postales pegadas a la pared detr�s de mi silla, alguien hab�a dibujado con un marcador seco una figura extra�a, la silueta de una especie de �rbol sin ramas que se estiraba hacia arriba para convertirse en algo m�s, algo que no pude reconocer. Mir� hacia todos lados y no vi ni o� a nadie. Hace mucho no me sent�a tan solo.

Permalink 2:42 p. m.



viernes, julio 08, 2005
 

...


Esta ma�ana so�� que pon�a una bomba en la terrza de un edificio y la ve�a explotar desde lejos, muchas veces. Es probablemente una de las sensaciones m�s terribles que he tenido, no s�lo por el hecho mismo, sino por la forma absurda en la que sucedi�. No ten�a ni idea de por qu� o contra qui�n lo hab�a hecho. Simplemente sub� a un edificio cualquiera de una ciudad cualquiera, que podr�a ser y no ser Bogot�, saqu� de una maleta una sustancia extra�a que pegu� a un vidrio por pedacitos, junto a una caja peque�a con una especie de interruptor, y me fui sin que me vieran. No estaba solo, las personas cambiaban seg�n el lugar y el momento, y el desenlace de la fuga. Durante la explosi�n, sin embargo, estaba completamente solo, rodeado de millones de personas caminando por una calle del centro de la ciudad, con edificios enormes y sol en las ventanas. Escuch� primero un sonido seco, supongo que una explosi�n no sonar�a as�, y luego, (s�lo despu�s) levant� la cabeza, busqu� a lo lejos el humo. Fueron 5 o 6 explosiones, a tal punto que me asombr� de haber sido capaz de iniciar algo tan tan grande a partir de tan poco, inconcientemente, llevado por una intenci�n desconocida que, sin embargo, me mor�a por encontrar a medida que pasaba el tiempo, el ruido y la gente desesperada a mi alrededor. Quisiera decir que fue el acto mismo el que me llev� a la desesperaci�n, pero me temo que fue m�s bien la falta de una causa, al menos expl�cita, para ello.

Sab�a que jam�s me descubrir�an y que las �nicas personas que sab�an de mi autor�a hab�an estado a mi lado, ayud�ndome a conectar y esconder todo. A�n as�, no recuerdo haber sentido algo tan terrible jam�s. Debo haberlo sentido, sin embargo, para haber podido recordarlo en el sue�o, pues m�s que una invenci�n m�a, me parec�a alguna pel�cula que hubiera visto hace mucho tiempo, ya un poco borrosa y descuidada, pero con esa sensaci�n intacta que dejan los libros y las pel�culas que me gustan, el remolino enorme que se chupa todo hacia abajo, al fondo fondo fondo, a lo profundo.

�Qu� puede sentir un (otro) asesino? �Qu� puede pasar por la cabeza de aqu�l que deja una bomba en el metro? No me refiero al suicida, cuya recompensa gana ya antes de morir. Me refiero al que sobrevive a sus actos, al que poco m�s que cualquier otro sigue su camino, baja del vag�n y camina por los pasillos, sube y baja escaleras, sigue se�ales que tal vez ni entienda, perdido donde quiera que se encontrara, perdido.

Permalink 11:20 a. m.



 
This page is powered by 

Blogger. Weblog Commenting by 

HaloScan.com