Mis amigos


Autorretrato en tres colores
mB
Alejandro Forero
The open list
El tatuaje falso
Hesitant Aranta
Nimie...dad
Aquí y ahora
Doblepensar
Twisted Reality
Bluelephant´s ballad
Leda and the swan
Sub-realidades
El resto es selva
Algunas cosas de muchas otras
BE ORAL
Kaleth´s sound of love



 



 
En archivo

<< current

Das Michín Review
 
domingo, junio 25, 2006  

Lucía Rivera, Agüita


El mundo, al ausentarse, deja un rastro inconfundible que permanece todavía mucho tiempo. Me imagino una taza llena de café estrellada contra una pared muy muy blanca; el líquido negro que se arrastra por la superficie, despacio, viscoso... Su recorrido podría hacerse muy largo si la pared no tuviera fin, aunque debería parar eventualmente, cuando ya no existiera el líquido suficiente para abarcar más distancia; cuando la pared misma contuviera su movimiento. Así, cuando cierro los ojos y tapo mis oídos, y el mundo desaparece ante mí, siento aún por mucho tiempo, antes de dormir, su negra masa corriéndose, derritiéndose, arrastrándose como un gusano. La masa para en algún momento y lo olvido, justo cuando pierdo el rastro que va dejando y la pared lo absorbe por completo. La superficie termina por drenar cada una de sus gotas y desaparecerlo. El mundo me abandona, entonces, una vez más...

Permalink 11:05 p. m.



miércoles, junio 14, 2006
 

Borges y yo


No recuerdo el primer relato de Borges que leí. Sé, sin embargo, que fue un relato y no un poema ni un ensayo. Mis papás tienen en su casa un par de antologías de él, llenas de muchos cuentos y poemas extraños que no he podido encontrar en otros lugares, aunque no llevo la lista. La lista, en algún sentido, se queda en mis recuerdos con nombres vagos o inexistentes, o con la sensación de alguna escena específica o el humor que me quedó de su lectura. Los leí rápido, encantado, a pesar de mi prejuicio contra todo lo que no conozco, que me ha evitado tantas y tantas lecturas maravillosas que podrían cambiar mi vida una y otra vez. A partir de ello, como es de suponerse, no soy el mismo. Me muevo, hablo, pienso y me alimento como si fuera el mismo, al punto de que nadie notaría la diferencia. Lo cierto es que no soy el mismo, y jamás volveré a serlo.

La lectura de Borges se mete en los huesos y se funde con ellos. Pesa, como todo en el cuerpo, pero se mueve también con el ritmo de los demás órganos o partes de órganos. Soy conciente de que aquellos que conocen a Borges desde siempre no pueden saberlo, pero yo, que fui iniciado, me doy cuenta de cada uno de los gramos que aumentó mi cuerpo después de su lectura, de cada uno de los sueños que ha modificado, de cada sensación de vacío y de asombro, de cada tarde y cada noche suspendida en el tiempo al pensar en él, al releerlo, al sentir que se está un poco más cerca. Soy conciente, en fin, de que aquello que tan profundamente se instala no puede deslizarse más allá, jamás, ni en un millón de años.

Ser conciente no basta. Habría que escribirlo todo o llevar la cuenta exacta de páginas y letras, la interconexión perfecta y detallada de la causa y su efecto. La mera conciencia del efecto se pierde en una sensación general, en una nueva vida conciente pero, a su vez, homogénea; una masa indicernible cuya presencia se impone a sí misma sin ninguna consideración. El color del fondo de la vida salta y se transforma sin proceso alguno: mi vida ya es otra. El miedo sigue, y el infinito abierto frente a mí me atropella tanto como antes, pero mi vida es otra. Soy conciente de ello, pero, ¿de qué me sirve? Borges lo sabía. La tragedia se impone y destruye, pero poco a poco se pierde y ya sólo queda la sensación de tragedia. El avión ha ido y vuelto innumerables veces (innumerables para mí, aunque exista alguien que lo sepa con precisión), se ha ido deshaciendo dentro de mí y sólo queda la sensación de no haber estado sentado dentro de él. Avión, tragedia y libros de Borges son lo mismo y me hacen lo mismo. Mi vida ya es otra; no recuerdo el primer relato, pero sé que lo leí.

Permalink 6:57 p. m.



lunes, junio 05, 2006
 

Sun in my mouth

I will take the sun in my mouth
And leap into the ripe air
Alive with closed eyes
To dash against darkness

Björk, Sun in my mouth

Sentirse vivo. Cerrar efectivamente los ojos a 80 kilómetros por hora y no pensar en nada, sentir el viento y el pecho que se estira hacia adelante, sin miedo, infinito y valiente. Cerrar los ojos y sentirse vivo, y abrir la boca despacio para recibir el viento que se cuela, refrescante, frío... Cerrar lo ojos y no saber dónde está; saber sólo que se está y que, de alguna forma se va, y que nada es igual a hace un segundo. El cuerpo se deshace poco a poco, al tiempo que se siente en cada momento, como una masa enorme que se condensa en la garganta, o un poquito debajo; un único punto en el que, en cada segundo, se suma más materia, materia pura, informe, como si cada molécula de lo que soy quisiera volverse una con todas las otras. El punto exacto donde está y debe estar el alma, donde debería estar toda la materia.

My Flesh is not my flesh anymore, but it is nobody´s flesh. My flesh, alive.


Will I complete the mystery
Of my flesh
My flesh


Permalink 4:27 p. m.



 
This page is powered by 

Blogger. Weblog Commenting by 

HaloScan.com